.

.

sábado, 19 de julio de 2014

EL PINAR Y LA TORRE CASTAÑER

Hasta 1970, en el Paseo Sant Gervasi existían enfrentadas dos grandes mansiones. Una, la Casa Castañer  -en los números 5-13- con sus impresionantes jardines, que no ha sido engullida por la especulación urbanística, y otra -en los números 8-14- que fue reconvertida en viviendas de relativo alto standing con jardín, piscina y dos pistas de tenis comunitarias. 

Leo en Barcelofilia, que el empresario alemán Eduard Heusch Schmal, propietario de "Metalúrgica Española" y de "Perlas Majórica", adquirió en 1925 este gran pinar, muy cercano a la plaza Bonanova, para construir su residencia habitual. El arquitecto encargado fue Eusebi Bona i Puig, quien le construyó una mansión neoclásica, al estilo de los palacetes de Versalles, rodeada por unos amplios y también afrancesados jardines. Eso era la finca de "El Pinar".


Como he dicho antes, esta finca y su impresionante palacete desaparecieron a principios de los años 70 y fue sustituida por bloques de ocho pisos de altura. Desde sus áticos, debo reconocerlo, se disfruta de grandes panorámicas de Barcelona pero nada parecido a lo que podría seguir siendo la antigua finca de "El Pinar".

Si queréis ver lo que fue esta gran mansión derribada gracias a la especulación inmobiliaria, visitad:

Justo en frente de la antigua Finca "El Pinar" se halla la Torre Castanyer, antigua propiedad de la Duquesa de Moragas, una construcción de estilo romántico de principios del siglo XIX, que fue completamente restaurada por Francesc Mitjans i Miró en 1959. 
En esta finca, dicho sea de paso, se han rodado varias películas de época, y ha llegado hasta nuestros días en perfecto estado de conservación. 

Lluís Permanyer, haciendo historia, nos recordaba en "La Vanguardia":

"El 17 de mayo de 1888 llegaban en tren a Barcelona la familia real: la reina regente María Cristina, las infantas Mercedes y María Teresa, y Alfonso XIII. Acudían a una cita importante, la inauguración de la Exposición Universal. Hacía poco que el Palacio Reial, en Pla de Palau, había sido incendiado, de ahí que la familia real tuviera que instalarse en una residencia improvisada: el Ayuntamiento de Barcelona. El problema era que mientras la reina regente se veía obligada a cumplir con su agenda, el Ayuntamiento no era un lugar propicio para que el Rey Alfonso XIII y las infantas jugaran. 
De este modo, se creyó adecuado que la Torre Castañer y su gran parque podría ser el lugar perfecto para acogerlos durante el día y así tuvieran un lugar donde jugar y corretear a sus anchas. Los dueños mandaron construir entonces, a toda prisa, una verja que a día de hoy todavía existe, y un pabellón de juegos de estilo “neomozárabe”, muy de acuerdo con la tendencia constructiva del momento. El 7 de junio, la familia real partió de Barcelona, y como establece la tradición, se colocaron en paralelo a la verja unas grandes cadenas que aún a día de hoy pueden observarse, para dejar constancia que aquella finca había acogido a un rey.
Años más tarde, durante la guerra civil, la Torre Castañer acogió también a Antonio Machado en sus últimos días en Barcelona, antes de que éste exiliase a Collioure."


Dos joyas del Paseo San Gervasio, lástima que una de ellas ya no la podamos disfrutar ni siquiera tras una verja.

2 comentarios:

Pablo Valentí dijo...

No soporto los blogs en los que se coloca una foto y un enlace, que te hace perder tiempo en averiguar de qué se trata. En este caso, el enlace es más que necesario para ver la barbaridad cometida, y si esta hubiese sido la única... Ejemplos claros son los edificios modernistas derribados o retocados del Paseo de Gracia y la Rambla Catalunya. Empezó Porcioles y siguió el resto. Toda una vergüenza.

alexis Lopez dijo...

Gracias por esta información tan bien detallada. El enlace de la villa que desapareció esta en construcción.
Gracias y saludos