.

.

miércoles, 16 de octubre de 2013

BAR SANDOR

El que fue el mítico Bar Sandor -y nunca lo volverá a ser- fue una de las terrazas más longevas y famosas de Barcelona.
Abrió sus puertas en la primavera de 1944 y se convirtió, desde su apertura, en el enclave preferido de la 'gente bien', la burguesía catalana; un lugar donde se podía comer, beber, observar y sobre todo ser visto, que casi era lo más importante.

Sus limpiabotas en la puerta, su terraza -acristalada en los años 90, mucho antes de que a los fumadores se nos declarase personas non gratas- y una clientela fiel que sobrepasaba ampliamente la cincuentena se habían convertido en las señas de identidad de un infalible escaparate para observar y mostrarse; solazándose cualquier mañana de sábado y domingo, cuando resultaba imposible encontrar una mesa "con vistas".
 
Valga la anécdota de mi suegra, quien dos mediodías a la semana -martes y viernes- quedaba con sus amigas del barrio para tomarse en bitter sin alcohol en esa terraza. "Había que ver y dejarse ver", decía, "los domingos hay demasiada gente y ni ves ni te ven". "Hi ha massa gent que no és del barri", remataba.
Ella que se había instalado -procedente de la calle Valencia, esquina Paseo de Gracia- en Calvo Sotelo a principios de los 40, cuando la avenida Infanta Carlota era casi un barrizal -o eso explicaba- era el recuerdo diferenciador entre los de 'siempre', los del barrio, y los recién llegados.
 
1945
1950
1953
1956-57
1967
1974
1976
1980
2012 - En plena decadencia.
 
El 22 de marzo de 2013, el Sandor cerró repentinamente sus puertas ya que su fiel clientela había desaparecido y su terraza había perdido el clasismo diferenciador de otros tiempos. Actualmente está en obras y próximamente, en Noviembre, será reabierto con el nombre "El new Sandor 1944", que poco o nada tendrá que ver estéticamente con el que bajó la persiana el pasado mes de marzo y mucho menos con el de los años 40, 50, 60 o 70.
 
 
29/10/2013 - Ya está inaugurado y, sinceramente, ¡vaya cutrez de terraza!
Dentro, frío y super moderno. Me temo que el 'new' no les va a funcionar, al menos con la clase diferenciadora con la que funcionada el 'old'. Ahora es otro de los muchos bares con terraza de esta ciudad donde la gente ya no necesita dejarse ver, ni los que pasan por delante conseguir que les vean.
El Sandor -reabierto- se ha convertido en otro bar más del montón. Nada más.

No hay comentarios: