.

.

domingo, 23 de febrero de 2014

LA CASA COMALAT

La Casa Comalat es un edificio modernista situado en el número 442 de la Avinguda Diagonal, con parte posterior en el número 316 de la calle Córcega, dentro de la Dreta de l'Eixample barcelonesa y muy cerca del Paseo de Gracia.

Este proyecto fechado en 1906 pero empezó a construirse 3 años más tarde, de 1909 a 1911. Es obra del arquitecto Salvador Valerí i Pupurull, que nunca fue incluído entre los grandes maestros del modernismo catalán por pertenecer a la segunda generación de este estilo, pese a que dotes no le faltaban.

La fachada principal, que da a la Diagonal, está realizada en piedra, y al ser del modernismo tardío, está concebida con un gran decorativismo; en su parte baja la puerta es de madera con forja de hierro y a sus lados se encuentran dos grandes balcones de originalidad extrema con curvas que hacen evocar elementos orgánicos y tienen cierto parecido 'gaudiniano' con la Casa Batlló. 

La tribuna principal corrida se encuentra entre los pisos principal y primero acabando con un remate de afilado pináculo. El resto de la fachada lo compone doce balcones con sus bases decoradas escultóricamente y las barandillas de hierro forjado de gran curvatura. 
La parte superior de la fachada está rematada por una abertura calada y con gran ornamentación floral tallada en piedra en todo su alrededor y coronando por la parte trasera de la abertura, por una torre con forma de gorro de arlequín revestida con cerámica vidriada de color verde.

Fachada Diagonal

La parte de la calle Córcega es totalmente colorista por la decoración a base de cerámica policromada extendida por toda la fachada realizadas por el artista Luis Bru i Salelles con forma toda ondulante y con galerías de madera cerradas por persianas.
Una tribuna cenachada posterior aparece en el número 316 de la calle Córcega.

Fachada calle Córcega

Portería y escalera de entrada por la Diagonal.

Como un homenaje a Gaudí, la Casa Comalat muestra muchos elementos de la arquitectura gaudiniana, conviriéndose en uno de los ejemplos más originales del modernismo de Barcelona. Dos fachadas diferentes pero con clara influencia de la curva del maestro de Reus invitan a la contemplación de un edificio tan curioso como hermoso. Personalmente me quedo con la fachada secundaria, la de la calle Córcega.

1 comentario:

Jordi dijo...

Fins fa poc temps no sabia que era la mateixa finca i, ximple de mi, em preguntava on és l'escala d'entrada? Fins que un dia vaig preguntar a la botiga i encara riuen.